miércoles, 10 de octubre de 2007

Los nativos de Pampamichi

Pampamichi es otra de las comunidades nativas de la zona. Para tratar de preservar sus costumbres han orientado sus actividades hacia el turismo sostenible.
Se trata de una pequeña aldea donde luego de una bienvenida hablada en su dialecto te visten con sus atuendos y bailas con su exótica música.

Son gente sencilla y muy amable con un estilo bastante peculiar de ver la vida. Entre sus exoticidades podemos encontrar el trago llamado Masato, el cual consiste originalmente en raices de yuca masticadas y escupidas sobre un recipiente. Esto se debe a que la saliva favorece su fermentación.
También podemos encontrar los famosos "7 Raices", "Quitacalzon", "Levantate Lázaro" y pociones como la "Puzanga" para atraer y retener al ser amado.

Bailando con los visitantes vestidos igual que ellos

La Merced

De regreso por La Merced coincidí con una temporada turística que dejó casi llenas todas las posibilidades de hospedaje.
Una cosa que no he mencionado es que a diferencia de otros lugares, la infraestructura para acampar en la selva central es casi inexistente. Tampoco la sugeriría salvo que sea un lugar muy alejado o privado ya que por la naturaleza de estas zonas no podríamos considerarlo un lugar seguro.
De todos modos, hospedajes hay y muy baratos.

Como dije anteriormente La Merced es un punto de paso obligatorio para llegar a muchas ciudades de la Selva Central. En esta ciudad si es posible conseguir tours para llegar a los distintos destinos de la Selva Central. Si es posible visitarlos por cuenta propia, pero toma mucho más tiempo y termina siendo a veces más caro.

Aquí unas fotos que capturé cerca del mercado de la ciudad:
La Merced es una ciudad calurosa a 8 horas de la capital. Está ubicada en Chanchamayo y una de sus actividades comerciales más rentables reside en la producción de café. Esta llena de comercios y propuestas turísticas de todo tipo. Esta llena de mototaxis y movilizarse de un lado a otro no suele costar más de 1 sol.

Algunas tomas del centro de la ciudad

Criadero de truchas y El Wharapo

Al lado de la Tunki Cueva se encuentra un criadero de truchas donde también es posible comprarlas. Las truchas son peces de río que viven en climas fríos. Tienen el lomo moteado como leopardo y su carne es particularmente sabrosa.

Truchas pensando en como escapar de alli y conquistar el mundo.

Otro lugar que se suele sugerir cuando uno visita Oxapampa es El Wharapo; un lugar que posee una particular manera de prepara bebidas de licor a partir de la caña de azúcar y con una rueda que se mueve por el paso del agua entre sus muescas.

Otro de los clásicos lugares donde llevan a turistas a degustar licores para que terminen comprando algo. Lo que me siguió persiguiendo en el camino fue la pregunta "¿Que es turístico?". O ¿que es lo que hace turístico un lugar?. Posiblemente sea algo asi como ser famoso... Si todos dicen que eres famoso posiblemente lo termines siendo, lo cual no significa que seas particularmente especial o talentoso.

Volviendo al Wharapo, es el lugar favorito por excelencia de la gente del pueblo donde cada fin de semana pueden beber todo el licor que quieran al compás de la música. Ocasionalmente hacen algunas presentaciones y actividades. Si decides ir prevé quien va a conducir de regreso.

Proceso de prensado de la caña de azúcar.

El Wharapo

Tunki Cueva

Este fenómeno geológico permite apreciar estalactitas a las cuales les ha llevado miles de años formarse.

¿Cómo se forma una estalactita?

Toda estalactita comienza a crearse con una simple gota de agua mineralizada. Cuando la gota cae, deja detrás de ella un fino reguero de calcita. Cada gota sucesiva que se forma y cae deposita otra pequeña capa de calcita. Finalmente, estas capas forman un estrecho tubo (0,5 mm). Estos pequeños tubos pueden crecer bastante pero son muy frágiles. Si un gran número de gotas se depositan sobre este tubo se produce la estalactita, con la familiar forma cónica.
Estas cuevas también han sido hábitat natural de murciélagos. Sin embargo las constantes visitas que recibe asi como el poco cuidado que se le procura (logre ver restos de alguna que otra fogata) pareciera haberlos ahuyentado.

Es un lugar oscuro, húmedo e interesante; lleno de moho y musgos por las paredes y pequeñas plantas que crecen casi al ras del suelo.
Posee una apertura muy a lo alto que me recordó los documentales que había visto sobre las cuevas de cientos de metros en Borneo.

Detrás de mi, venas rocosas formadas en las paredes por el descenso de agua.

Vista del agujero superior de la cueva. Difícil de alcanzar.

Para tener una idea de la altura; aqui estoy en la superficie más profunda de la cueva.


Datos:
- Se puede llegar con un colectivo que sale desde Oxapampa y pedirle que les deje en Chontabamba, y desde allí caminar hasta la cueva. Lo otro es hacerlo con un mototaxi lo cual permite aprovechar mejor el tiempo.
- Entrada : S/1

Chontabamba

La ciudad estaba completamente vacía, como si hubiera sufrido un ataque nuclear.
El principal atractivo de esta ciuda además de sus fiestas es la iglesia de la ciudad. Personalmente no me llama mucho la atención hacer turismo visitando iglesias, pero esta merecía una foto.

Iglesia de Chontabamba

Plaza central de Chontabamba... ¿hay alguien alli?

Comunidad nativa de Tsachopen

A unos minutos de la ciudad de Oxapampa queda la comunidad nativa de Tsachopén. Hay que decir la verdad, hoy en dia no es tan nativa y autóctona sino que más bien se trata de una feria (preguntar que días esta abierta la feria) donde se venden souvenirs y artesanías de la zona. Aunque aún quedan pobladores que guardan restos de su cultura nativa, se trata mas que nada de un pequeño poblado que basa la mayor parte de su economía en la venta de obras artesanales.

A unos metros antes de llegar a la comunidad encontramos un letrero que decia Arte en Madera, y desviaba por un sendero hacia la izquierda del camino de ida. Fue allí donde conocimos a Atilio Gonzáles, un escultor que trabaja la madera con un estilo digno de reconocer.

Algunas esculturas de Atilio Gonzáles

Orquídeas

También nos invitó una deliciosa muestra de miel orgánica y vimos que tenía algunas exóticas orquídeas a la venta. Este tipo de flores son muy buscadas por coleccionistas y botánicos especializados en el tema. En algunos países se pagan millonarias sumas por específicas razas de orquídeas. Digamos que son algo así como el Rolls Royce de las flores.
Es por eso que cerca de Tsachopén existe un vivero de orquídeas considerado atractivo turístico de la zona...
Lo que me llevo filosofando medio camino sobre la pregunta: "¿Qué es turístico?". En fin , cunado llegamos a dicho vivero no habían orquídeas, pero si gente tomándose fotos contra las rejillas de metal donde supuestamente hubieran estado las flores. (????)

Luego de esta visita a Tsachopén dimos media vuelta con destino a Chontabamba. Previa llenada del tanque de gasolina avanzamos por el dificultoso camino sobre el que a duras penas giraban las llantas del mototaxi. En más de una ocasión hubo que empujar para ayudar al vehículo.

Oxapampa

Oxapampa pintoresca

La ciudad de Oxapampa es muy pintoresca, tranquila y limpia. En la ciudad se puede visitar el museo de los colonos. Lo encontré cerrado las dos veces que fui y cuando pregunté a alguien de la zona me dijo "aqui es pero nunca abren".

Hospedajes y restaurantes hay en variedad y a medida de todo bolsillo. La vida nocturna también existe en esta ciudad que tiene más movimiento que el pequeño Pozuzo.

Uno de los principales problemas de Oxapampa es la enorme cantidad de polvo que hay en todos lados. No todas sus calles están asfaltadas y cuando pasan los mototaxi, los autos y caminos dejan una larga cola de polvareda levantada a la que se exponen los transeúntes. Prepárense para los mocos de barro.
Me cuentan que en las épocas de lluvia el lodo es interminable.

Polvo típico de Oxapampa

Previamente busqué información sobre Oxapampa, Pozuzo, La Merced y alrededores. Sin embargo cuando trate de encontrar información en la misma ciudad los resultados fueron pobres. Las ciudades del interior de Perú por lo general no poseen un buen servicio de información turística que este a la par con los explendorosos destinos que ofrece ni con el flujo turístico que posee.

Fue de esta manera como me las ingenie para terminar desarrollando mi propio sistema turistico: Teniendo a la mano impresa toda la información que había conseguido previamente fuí donde un mototaxista que me ayudó a conocer toda la zona. De hecho un muchacho llamado Oscar buena onda que cuando se enteró de que quería ir un poco más lejos que los usuales clientes dijo : "vamo a huevear pe todo el dia, yo tambien quiero pasear!"

Asi que con una buena provisión de gasolina encima conocimos los principales destinos alrededor de Oxapampa... Me agradó la sorpresa de de que aún se puede hacer un nuevo amigo en un día.
Si quieren encontrarlo solo deberían acercarse al puente de salida que va a Chontabamba; cerca de alli hay una cola de mototaxistas esperando clientes y preguntar por Oscar (mototaxi negro).

El vehículo en cuestión

El camino hacia Oxapampa

Foto que muestra un típico tramo de la ruta no asfaltada.

Una de las cosas que tienes que compartir con la gente, es su dificultad en el acceso de las ciudades. Los niños realizan a veces larguísimas caminatas para llegar a la escuela. La gente transporta en los colectivos mercadería y bolsas pesadas. El camino muchas está predispuesto a cerrarse por los deslizamientos ocasionados por las lluevias, y como mencioné anteriormente; el estado aún no ha asfaltado el tramo que está entre Pozuzo y Oxapampa.

El calor que hace en la selva es propicio para que las sudoraciones más profundas emanen dentro del pequeño colectivo que nos lleva hacia la ciudad de Oxapampa. Los precipicios son tolerables, las curvas del camino, las paradas para cargar frutas en el techo y el polvo que levantan los autos que van delante nuestro, también. Lo que no es tolerable es el pedo que alguien lanza con frescura y soltura del esfínter más relajado del mundo. Todo queda en el anonimato.

Fuera de todo eso, el camino presenta cataratas, pueblos, casas típicas y hermosos panoramas. El atractivo principal que se encuentra entre Pozuzo y Oxapampa es el Parque Nacional Yanachaga Chemillén. El gallito de las rocas y el oso andino (u oso de anteojos como se le conoce por aquí) son algunas de las especies ejemplares que se conservan en este parque. Esta área protegida es considerada como una de las más ricas del mundo en términos biológicos. Tiene una superficie de 122mil hectáreas con una inagotable diversidad que es constantemente investigada por científicos.

Pasando por Prusia, Huancabamba y varios kilómetros de serpenteante camino llegué a Oxapampa luego de tres horas y media de viaje.

De regreso a La Colonia: Museo Schafferer

Luego de experimentar con los sabores de Pozuzo y apaciguar mi hambre busqué nuevamente algo de información turística pero la caseta de la plaza seguía cerrada. Lo mismo pasó con el museo Schafferer hasta que vi un pequeño letrero con un croquis que indicaba "Para atencion contactar con la Sra. Eva Solleder". Fuí en busca de ella y me atendió con suma cordialidad abriendo el museo para saciar mi interés histórico.

Foto antigua de Carolina Egg haciendo mantequilla

La Sra Eva es presidenta de la Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo, y aunque no nació en Perú sino en Europa reside en la ciudad de Pozuzo realizando una labor cultural que está permitiendo retomar y afianzar las raíces culturales originales de su gente.

El Museo cuenta con antiguas piezas de trabajo de los colonos, fotografías y documentación que permite entender con claridad la historia de esta colonia. Recomiendo comprar el folleto de documentación histórica que se edita en el museo ya que tiene una de los más completos y detallados resúmenes de la historia de Pozuzo desde sus inicios hasta la actualidad. Para quien viaja con algo de interés histórico, social o antropológico este folleto es esencial.

Vista parcial del museo Schafferer


Datos:
Ubicado al lado del cementerio "Los Colonos"
Entrada al museo S/.3
Documentación de Pozuzo (opcional) : S/.5

Trekking por pozuzo

En Pozuzo hay un río, en el río un puente, tras el puente escalones, subiendo un camino, y del camino miradores, animales, insectos, casas, personas, y todo un día interesante para sumar a las experiencias en Pozuzo.

Mi mañana comenzó con un delicioso desayuno orgánico preparado por María. Luego de una noche reparadora escuchando el río y los grillos, salió el sol y fuimos juntos hacia Palmira donde se encontraba la casa donde ella había nacido.

El camino empezó saliendo de la colonia por el puente Guillermo I, construido en 1877 y reconstruido en 1995. Según me narró María, este puente tuvo que ser desarmado durante la época del terrorismo en Perú para evitar el dificultar el acceso de forasteros desde la selva. Pozuzo se organizó en grupos de defensa organizados (ronderos) y los terroristas tuvieron dificultades para acceder a Pozuzo. Ya en 1995 con el problema del terrorismo solucionado se habilitó nuevamente este camino dando pie a un interesante tramo de interés turístico.


Puente Guillermo I

La caminata es de nivel ligero-medio de dificultad, apta para toda persona. En el camino pueden verse insectos, reptiles, arañas, y una gran variedad de plantas. Luego de varios minutos a pie llegamos hasta la antigua casa de Frau María Egg.


Una de las primeras casas de pozuzo manteniendo hasta hoy en día la estrutura original.

Frau María Egg en el interior de la antigua casa

Luego de llegar a la casa proseguí solo mi caminata por el sendero por lo que restaba de la mañana. El camino se hizo largo pero acogedor. Varios minutos río abajo encontré la casa-museo de la Familia Egg perteneciente al experto hacedor de puros de tabaco Helmut.

Esta casa posee varios de los objetos que ayudaron a los colonos a mantenerse a sí mismos en Pozuzo y trasladar sus pertenencias. Entre ellos podemos encontrar armas, baúles, ormas de zapatos, sierras, herramientas para trabajar cuero, madera y cultivar.
A pesar de que yo no fumo, fue irresistible experimentar unos puros y pipas con Helmut quien me enseñó como trabajaba el tabaco según las enseñanzas de su padre y abuelo.

Helmut trabajando una hoja de tabaco para elaborar un puro

Trabajo finalizado. Las cajas son de cedro y también las hace Helmut.

Luego de una larga y amena conversación tras fumar la pipa de la paz con Helmut proseguí mi caminata por la carretera rodeada de verde y frondosa naturaleza que va al margen del río.
El cansado y enano perro que se hizo mi amigo durante todo el día y siguío desde la casa antigua de María hasta la Colonia. Fue inevitable que me siguiera, pero se hizo una agradable y silenciosa compañía.

Tributo al perro del día. Gracias por ser tan perro.


Algunas fotos del día

Ya regresando hacia la colonia atravecé este puente y me quedé descansando de la larga caminata un rato. Una de las cosas más tranquilizadoras que encuentro es el sonido de los ríos y este puente es perfecto para quedarse un rato.

Este paisaje me recuerda mucho a una que tomé en Uruguay, Fortaleza (¿deja vu?).

Caminando y ya casi alcanzando la colonia me siento en el mirador a observar el esplendor de Pozuzo. Este es otro gran lugar dentro del top ten pozucino para relajarse...

Aqui sentado en el mirador con el perro del día.

Esta es la vista desde el mirador.

Alimentos organicos

Una de las cosas más provechosas de estar en la selva es la de poder disfrutar de los alimentos más saludables del planeta. En la mayoría de los casos libres por completo de pesticidas, fertilizantes y manipulaciones que alteren el valor nutritivo.

A diferencia del café colombiano y brasilero que son los de mayor exportación mundial, el café peruano ha ganado los principales premios y certificaciones internacionales de calidad. Desayunar este delicioso café, con leche fresca de vaca, asi como miel orgánica es un manjar que no se encuentra fácilmente en cualquier parte del mundo.

La agricultura de esta zona se destaca por mantener estándares orgánicos que en su gran mayoría son la ambición de un mercado internacional que aspira a una mejor calidad de vida. Europa mira con mucho interés los productos que se elaboran siendo uno de los principales mercados de exportación del Perú.

Una de las contrapartes es la Biopiratería. Segun wikipedia:

No es sólo el contrabando de diversas formas de vida de la flora y fauna, pero principalmente, la apropiación y monopolización de los conocimientos de las poblaciones tradicionales en lo que se refiere al uso de los recursos naturales. Aún existe el hecho de que estas poblaciones están perdiendo el control sobre esos recursos. Sin embargo, esta situación no es nueva en la Amazonia. Esa biopiratería perjudica Amazonia porque ella hace disminuir el número de especies de la fauna y de la flora. Las informaciones de un grupo de individuos acumulados por años, por lo tanto es un bien colectivo, y no simplemente una mercancía que se puede comercializar cómo cualquier objeto de mercado.

La colonia pozucina



Luego de tres horas y media atravezando ríos y precipicios verdes desde Oxapampa llegamos a la entrada de Pozuzo, pasando Prusia (parte sur e izquierda del río Huancabamba donde viven los prusianos) y fué relamente impresionante encontrar este pueblo pequeño y conservado con tanto cariño en medio de cerros que lo ocultaban.

Cuando llegué casi todas las calles estaban vacías. La gente parece no salir mucho durante las horas de sol pesado, y al caer la tarde empieza a haber más movimiento en las calles.
La única caseta de información turística estaba cerrada, al igual que el museo Schafferer.

Caminé admirado por la belleza de la ciudad a pesar del hambre que tenía. Tomé unas cuantas fotos de las calles y del cementerio de los colonos ubicado al costado del museo y luego fuí a almorzar a un conocido restaurante de la ciudad llamado El Típico Pozucino.
Recomiendo encarecidamente almorzar en este lugar ya que ofrece platos exquisitos con influencia de la cocina tirolesa. El jugo de "naranjito" (que no es naranja) fue una grata experiencia para mi paladar asi como las salchichas y el spaghetti con gulasch de ternera (una especie de pasta con salsa pomarola y pedazos de carne en cuadritos)

Su dueño, Andrés Egg Gstir atiende de manera personal y cordial a todos sus visitantes y fué el primero en guiarme un poco sobre el lugar y los alrededores. Preguntándole sobre las actividades económicas y el estilo de vida que llevaban los pozucinos fui poco a poco armando mi panorama sobre la situación actual de la colonia.

Por la tarde hice una larga caminata que me llevó saliendo de la Colonia a los barrios de Esmeralda y Montefuner que se encuentran cerca. Es una agradable experiencia la de poder caminar al margen del río donde se pueden encontrar pequeñas playas para descansar, bañarse y meditar.
Doblando a la derecha justo en el cartel que indica la llegada a
Montefuner se encuentra esta pequeña playa.




Prosiguiendo con mi caminata encontré un nuevo cementerio llamado Juan Kohel Westreicher. Con las características del lugar y la estética aldeana se podría filmar una espléndida película de terror.

Cementerio Juan Kohel

De regreso por la noche caigo en el Albergue de Frau Maria Egg (hermana de Andres, del restaurant) quien me da algo de información sobre la zona y los lugares para visitar. Creo que para cualquier viajero que visite pozuzo no solo es una de las mejores opciones para quedarse sino que además tiene la gran ventaja de poder visitar con ella una de las casas típicas más populares de pozuzo, propiedad de la Sra. María.

Quedamos para partir al día siguiente temprano a Palmira, donde se encuentra la reliquia arquitectónica mencionada.

martes, 9 de octubre de 2007

Pozuzo : La verdadera historia

Hay una historia fascinante detrás de una comunidad austro-alemana que ha permanecido casi 150 años en medio de la selva manteniendo sus costumbres y cultura.

¿Como llegaron hasta alli? ¿Quién los trajo? ¿Para qué vinieron? ¿Cuantos llegaron? ¿Que los animó a salir de su lugar de origen?

Estas son algunas de las preguntas que yo me hacía antes de conocer la historia y debo dar fe de que no he encontrado ninguna información en internet que cuente una historia completa que explique este fenómeno social en su compleja globalidad.

Casi toda la información que se obtiene es parcial y sezgada. Se mencionan cosas del tipo "hace mucho tiempo vinieron colonos a Perú", "hubo un contrato" "se quedaron en Pozuzo manteniendo sus costumbres" ... y cosas como esas no respondían ninguna de mis interrogantes.

¿Quieres saber lo que realmente sucedio? ... pues sigue leyendo y entérate de que la historia más cercana a la real es la que resulta de evaluar testimonios de sus descendientes, del gobierno peruano, de los gobiernos de Austria y Alemania, de los nativos de la zona y de los documentos que se han preservado.

Hubo una vez un proyecto con gran visión ...

La idea central de este proyecto se gesta durante el gobierno del General Rufino Echenique y toma fuerza durante el gobierno del presidente Ramón Castilla y consistía en la colonización de la Selva Central peruana para obtener a través de ella una salida que vaya desde el puerto del Callao (situado en el Oceáno Pacífico) hasta el Oceano Atlántico pasando por el Río Amazonas.

Para ello el gobierno ofrecía tierras gratuitas para aquellos que se animaran a trabajar en la selva. La idea era que una vez que esté colonizada la Selva Central se facilite un camino desde la costa hasta dicho punto, y luego alcanzar con facilidad el Río Amazonas el cual ofrece una salida al Atlántico.

De haberse logrado los objetivos de este ambicioso proyecto posiblemente hoy en día no existiría el Canal de Panamá. Sin embargo la guerra con Chile motivó un cambio de planes y desvío de los presupuestos asignados para este plan.

El promotor para la inmigración de campesinos y artesanos austro-alemanes a Pozuzo fue el noble alemán Barón Cosme Damián Freiherr von Holzhausen y firmó en contrato definitivo con el presidente Ramón Castilla el 5 de Diciembre de 1855.

En dicho contrato, el Barón se comprometió a llevar a Perú diez mil colonos alemanes en un plazo de seis años con destino a las ciudades de Pozuzo y Mayro. El gobierno peruano por su parte se comprometió a pagar los gastos de transporte y alimentación desde Europa hasta Pozuzo, la construcción de un nuevo camino de Cerro de Pasco a Pozuzo, víveres y semillas durante el primer semestre, pago del 30 por iento de adelanto por persona, asiganción de tierras cultivables equivalentes a 25,5 hectáreas por cada hombre casado y 15,3 hectáreas por cada hombre soltero mayor de 15 años, como propiedad libre después de dos año de explotación.

En Europa se vivían una serie de dificultades y la oportunidad que se presentaba para trasladarse a Sudamérica era oportuna. Entre las canciones tirolesas de la época se encuentra un verso que decía:

"Cuando una persona tiene 15 bocas que alimentar y no tiene dinero en el bolsillo ni pan en la despensa, debe viajar a América donde hay pan de sobra, por eso emprendemos el camino y viajamos al Perú, Perú, Perú ...".

Fueron casi cuatro meses de viaje en altamar lidiando con náuseas, enfermedades y tempestades; a veces hasta con la muerte (2 adultos y 6 niños murieron pero 3 bebés nacieron).
Sin embargo estos cuatro meses no serían nada en comparación a los dos años posteriores que les tomó llegar por tierra hasta Pozuzo desde el puerto de Huacho.

Es en este punto donde el plan comienza a venirse abajo. Grande fué la sorpresa del Barón cuando se enteró que el camino de Cerro de Pasco hacia Pozuzo ni siquiera había sido iniciado. El dinero asignado para la construcción de dicho camino había sido utilizado en la compra de armas para la guerra.

Los colonos tuvieron que despojarse de muchas de sus pertenencias para comenzar el largo camino hacia Pozuzo. De los 304 emigrantes fallecieron 35, nacieron aproximadamente unos 15 bebés, y unos 120 abandonaron el grupo en el camino. Según el padre Egg, en Marzon de 1859, el grupo lo conformaban 165 personas (Habicher-Schawarz - Pozuzo Tiroleses, Renanos y Bávaros en la Selva del Perú).
Agustín Egg Schuler, historiador descendiente de la segunda generación, concluyó luego de revisar más de 1600 partidas de defunción que 242 inmigrantes de habla alemana fueron los fundadores de Pozuzo.

Los colonos comenzaron así una nueva vida, con signos de extrema pobreza, aislados y abandonados a su suerte. El gobierno de aquel entonces manifestaba lo contrario. Se dice que los colonos que llegaron encontraron el territorio listo para su ocupación sin embargo otras versiones afirman la presencia de grupos nativos de la selva peruana que tuvieron que luchar contra los colonizadores para no perder territorios que habían ocupado desde mucho tiempo antes.

Fam. Schmidt - Baumann de Alemania

Fam. Andreas Gstir - Egg aus Silz - Tirol - Austria

No sería inusual que se dieran este tipo de pugnas como se han venido dando a lo largo de la historia cada vez que ocurre un proceso de colonización. Animales, selva y hombres doblegados para dar pie a la conquista de un territorio con el fin de enfrentar las duras condiciones de supervivencia.

Hoy en día Pozuzo es una próspera y pequeña ciudad que mantiene muchas de las costumbres de origen europeo. Otras han sido perdidas parcialmente. Por ejemplo, el idioma que fué prohibido durante la Guerra Mundial.
Se vive con tranquilidad y paz, centrando sus actividades económicas en la agricultura, la ganadería y el turismo. Tiene dificultades de acceso ya que la carretera que llega desde Oxapampa no está asfaltada y en las épocas de lluvia de bloquea constantemente por los deslizamientos de lodo y piedras que caen al camino. Sin embargo, Pozuzo ha aprendido a ser un vivo testimonio de lo que puede llegar a ser una comunidad ecológica y sostenible por sí sola.

Rumbo a Pozuzo, colonia austro-alemana

Desde muy temprano salen colectivos (combi) desde el terminal de La Merced hacia Oxapampa (al norte). En Oxapampa es mucho más facil conseguir otro colectivo que lleve hacia Pozuzo. Mi idea era hacerlo directamente pero me dijeron que salian muy pocos (casi ninguno) y que lo que había eran caminones de carga que partian a las 4 am.
Finalmente tomé una combi que estaba a punto de salir hacia Oxapampa para luego tomar otra rumbo a Pozuzo.
Como era temprano no habían muchas opciones ni tiempo para desayunar así que tomé un poco de lo que había a la mano fuera del terminal: Unas bananas de raza pequeña y una botella de leche con Maca.

Vista desde el interior de la movilidad.
Pequeña apretada y llena, pero para los fines era suficiente.
Además, es lo que hay.


El viaje se hizo ligero y el paisaje es asombroso.

Pude ver como nacia el sol anaranjado en medio de la espesura de la selva reflejando un brillo enigmatico sobre el rio.

Amanecer en la ruta que va de La Mered a Oxpampa

Llegando a Oxapampa habian solo dos salidas a Pozuzo. Una temprano a las 8 y otra a las 9.30.
Fue esta ultima en la que me embarque por otras tres horas más hasta llegar a mi destino atravezando el Parque Nacional Yanachaga Chemillén y viendo asombrosos paisajes de los que no imaginaba encontrar.

Sin problema alguno la belleza de estos panoramas esta a la altura de los mejores destinos de Perú o incluso latinoamérica. Cascadas, ríos, bosques agrestes, frutos, animales ... la diversidad biológica que posee esta zona es una de las más variadas del mundo y ello justifica que sea un centro de atención científica y turística.

Casas de madera al margen del río


------------

Datos:

Pasaje La Merced - Oxapampa : S/10
Pasaje Oxapampa - Pozuzo: S/12

Nota. Compren sus boletos asegurando el numero de asiento previamente porque a veces no hay cupo o re venden dos veces el mismo numero (dicho sea de paso, no estan numerados pero igual). Si no haces esto puedes terminar viajando en el incómodo y pequeñisimo asiento del respaldar del chofer. Escojan sus asientos antes de subir y confirmen que es el que han comprado.

Llegando a La Merced (de pasada)

Dada la hora de mi llegada y mi cansancio por el largo viaje no había mucho que aprovechar. Tenia planes pero cambiaron. Descansar se hacía prioritario para poder partir mañana muy temprano hacia Pozuzo.

Me hospedé en un lugar cerca del terminal de buses porque asi era más rapido y facil encontrar cualquier movilidad hacia Pozuzo.

Caminé un poco hasta encontrar el centro de la pequeña ciudad atravezando un mercado y varios hospedajes, restaurantes y demás negocios de la zona. Realmente es una ciudad con muchísimo movimiento y es precisamente porque se trata de un punto de paso neurálgico desde el cual se alcanzan la mayoría de ciudades de la Selva Central: Pichanaki, Satipo, Villarica, Oxapampa, Pozuzo, San Ramón, etc.


Plaza de La Merced

La Merced es un poblado pequeño pero interesante, lleno de comercios y gente alegrona. El calor húmedo lo caracteriza. Pero no es tan grave... de hecho la noche en La Merced dormi increíblemente y como nunca, ni frío ni calor, casi desnudo con una suave brisa que venia desde alguna ventana refrescandome mientras el medio ambiente me mantenia tibio. No es como cuando a uno le da flojera levantarse y exponerse al frio de la mañana. Ni tampoco cuando no se puede dormir por el calor que hace.

Fue la temperatura perfecta para dormir. Aunque quiza no todo el año sea asi ya que en la tarde si había un clima tropical intenso en en cual es inevitable transpirar como cerdo envuelto en plastico.

Más adelante relataré sobre mi experiencia completa en esta ciudad.

Las cosas son muy baratas por el interior de Peru, aqui unos datos:

- US$ 1 = 3 soles
- Hospedaje : Promedio de un hospedaje bueno S/.20 con baño privado, agua caliente y tv cable. Puedes encontrar desde S/.8
- Comida (Pollo a la brasa) : S/. 5 (US$ 1.8) Platos Tipicos (alrededor de S/.10) Menus del mercado (S/.4) Jugos de casi todas las frutas (S/.1)
- Si te interesa la vida nocturna, este es el lugar.


La Oroya

Fundamentalmente La Oroya es una ciudad minera. Una de las más antiguas del Perú a la cual le ha tocado sufrir mucho por cuestiones de pobreza, enfermedades y explotación.


Una de las historias más recordadas relacionadas con La Oroya es la de Daniel Alcides Carrión la cual proseguiré a contar...

Daniel era un joven médico que cursó sus estudios en la Facultad de San Fernando de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima).
Entre sus principales intereses científicos se encontraba investigar dos extrañas enfermedades características de los andes peruanos.
Una de ellas era conocida en aquel entonces como "Fiebre de la Oroya" la cual era letal al 100%. La otra era un proceso conocido como Verruga Peruana, y tenía la misma distribución geográfica.

Lo que hizo Daniel, lo inmoló para la posteridad de historia de la medicina peruana ... Convencido en que sus conocimientos podían acercarlo a la cura de estas extrañas enfermedades decidió inyectarse el virus de la verruga para investigarlo en carne propia.

Se inoculó sangre macerada de una tumoración verrucosa de la paciente Carmen Paredes, internada en el Hospital Dos de Mayo (Lima).

Ya siendo portador de la enfermedad llevó un diario donde escribia al detalle los síntomas que le iba produciendo la enfermedad. Se inoculó el virus el 27 de Agosto de 1885 y llevó el diario hasta el 26 de Setiembre, fecha que actualmente es considerada como el Dia de la Medicina Peruana.

Como resultado de su investigación y a raíz de su mortal experiencia científica dejó sentado que la anemia grave (Fiebre de la Oroya) y la forma eruptiva (Verruga) eran dos expresiones de una misma entidad.

De esta manera se abrió el camino para las posteriores investigaciones que permitieron encontrar la cura de la enfermedad.

Daniel Alcides Carrión

En las alturas : Ticlio

Es el punto más alto que se puede encontrar a lo largo de la Cordillera Central.
Como mencioné anteriormente, algunas personas son afectadas por el "mal de altura" al atravezar esta zona de paso obligada para alcanzar ciudades como La Oroya, Huancayo o Cerro de Pasco.

En este punto se encuentra la estación ferroviaria conocida como "La Galera" a 4,781 m.s.n.m. lo que la convierte en la estación ferroviaria más alta del mundo.



El punto de partida del ferrocarril se ubica en la estación de Desamparados, en pleno corazón de Lima. Este monumento histórico construido por el arquitecto Rafael Marquina en 1912 se encuentra muy cerca del actual Palacio de Gobierno. Termina en La Oroya primeramente luego se bifurca hacia Cerro de Pasco y Huancayo ya desde este último sale el tren macho con dirección a Huancavelica cerrando el circuito de ferrovias centrales del Perú.

El paisaje de Ticlio esta decorado por picos nevados y gélidos lagos donde resplancede el sol. Es realmente un hermoso panorama. Esta zona está rodeada también de varios puntos de explotación minera y cerca de La Oroya.